Las bacterias intestinales pueden afectar el estado de ánimo