Las ballenas jorobadas navegan con la precisión de un GPS, según un estudio