Las personas más altas tienen un riesgo mayor de sufrir cáncer