Los caracoles constituyen un buen indicador de la recuperación de la fauna tras un incendio