Dentro de unos veinte años tu cerebro podría ser ‘inmortal’