Mil millones de usuarios afectados por uno de los peores ciberataques de la historia