El cambio climático podría afectar más al Mediterráneo con tormentas y sequía