Un grupo de hackers se hace con el control de las cuentas de Skype en Twitter y Facebook