Las grandes corporaciones podrían haber desvelado contraseñas al Gobierno de EEUU