Los cosmonautas soviéticos y rusos nunca practicaron el sexo en el espacio