La deformación superficial en El Hierro continúa creciendo aunque el proceso magmático se mantiene estable