Una nueva técnica permite descubrir exoplanetas en antiguas imágenes del Hubble