Los directivos se aprovechan de sus 'smartphones'