El ébola se convierte en un cebo para alimentar bulos y atacar con virus maliciosos