El ejemplo mexicano puede ayudar a predecir los terremotos silenciosos