Una empresa francesa apuesta por eliminar los emails entre sus empleados en tres años