Las empresas españolas están en Twitter pero no aprovechan las posibilidades de la red