Baila con su esposa fallecida por un cáncer hace cuatro años: milagro de la realidad virtual