Un escáner cerebral permite diagnosticar el autismo en quince minutos