España se resiste a las apps de rastreo, herramientas anti-COVID que ya usan en varios países