Un exoesqueleto permite volver a caminar a los lesionados medulares