La expansión de Facebook pone en riesgo la privacidad de los usuarios