Los científicos encuentran explicación para las experiencias cercana a la muerte