Los fabricantes de consolas combaten la piratería echando mano de internet