Vinculan la baja fuerza muscular en la adolescencia a la muerte prematura