Un fugitivo británico juega al escondite vía Facebook