Los fundadores de Skype quieren recuperar su aplicación