El gobierno británico no prohibirá el uso de los 'social media' si hay disturbios