El casco de la guerra de las galaxias ya lo llevan los pilotos británicos