Los hackers empiezan a vender los datos robados de la PlayStation network