El negocio del siglo XXI, los hackers al servicio del crimen