El primer cyborg del mundo, en España