Le implantan la pierna al revés a un niño de 13 años que sufría un osteosarcoma