Los infartos matinales, los peores, según un estudio