Un internauta le vende los derechos de su cuenta de Twitter a una cadena de televisión