Un jugador japonés se 'casa' con el personaje de un videojuego