El libro electrónico saca ventaja al libro de papel en EEUU