El maniquí que espía a los clientes para saber sus gustos y necesidades