La caída de un meteorito convierte en día la noche siberiana