Una tecnología permite que los 'smartphones' consuman diez mil veces menos energía