Los sms nacionales son más caros que los mensajes de texto comunitarios