La 'nube' decepciona a los primeros usuarios