Los jóvenes huelen peor que los viejos, según un estudio