Los operadores de cable quieren tener su red de telefonía móvil en España