Una de cada seis parejas prometidas se ha conocido por Internet