Las pérdidas por piratería en Internet fueron de 11.000 millones de euros en 2010