La periferia de la tabla periódica cambia la comprensión de la química