Unas 200 personas crean aplicaciones móvil culturales para Barcelona