Las personas que descargan archivos en Internet son las que más música compran