Crean un dispositivo electrónico que podría hacer que los robots tuvieran tacto